El Sudeste Asiático, un goloso mercado para la F1 y MotoGP

Gaspar Ruiz-Canela

El Sudeste Asiático, que acoge tres campeonatos de MotoGP (Malasia, Tailandia e Indonesia) y otro de Fórmula 1 (Singapur), es un goloso mercado de 660 millones de habitantes para los deportes del motor a pesar del calor tropical y algún revés como el fallido proyecto de la F1 en Vietnam.

Los deportes de motor generan cada año cientos de miles de dólares en beneficios con una creciente base de seguidores y pilotos como el tailandés Alex Albon (F1), el indonesio Mario Suryo Aji (Moto GP) y el malasio Syarifuddin Azman (Moto GP).

El Gran Premio de Fórmula 1 de Singapur, en el que ganó el español Carlos Sainz Jr., tuvo lugar el pasado 17 de septiembre, con la asistencia de 250.000 espectadores, unos 50.000 menos que en 2022 debido a que las gradas del público fueron reducidas en un rediseño del circuito en las calles de la ciudad-Estado.

Además, el Gran Premio de MotoGP de Indonesia en la isla de Lombok se celebró el pasado 14 de octubre con la victoria del piloto italiano Francesco Bagnaia, mientras que la máxima competición de motos en Buriram (Tailandia) será el 29 de octubre y la de Sepang (Malasia) caerá en el 12 de noviembre.

Ingresos millonarios en Indonesia

El Gran Premio indonesio en el circuito Mandalika atrajo a unos 103.000 expectadores y generó unos 4,5 billones de rupias indonesias (unos 285 millones de dólares o 270 millones de euros) en ingresos, según el Ministerio de Turismo de Indonesia.

El año pasado, la carrera indonesia atrajo a unos 102.000 espectadores, además de unos 30 millones de seguidores en redes sociales y 400 millones en su retransmisión en directo, según datos de la petrolera Pertamina, organizadora del evento.

Indonesia acogió dos grandes premios de motociclismo en 1996 y 1997, pero luego suspendió las carreras hasta que las retomó en 2022, con un año de retraso debido a la pandemia de la covid-19.

Los países de la región, que no celebraron carreras en 2020 y 2021 debido a la pandemia de la covid-19, aprovechan las carreras para atraer turismo y para promocionar su imagen internacionalmente.

El calor y la humedad hacen de los circuitos en el Sudeste Asiático de los más complicados para los pilotos, que se ven forzados a hidratarse continuamente, pero esto no evita que el deporte no pare de crecer en la región.

Los mejores pilotos de MotoGP, incluidos el italiano Francesco Bagnaia, los españoles Marc Márquez y Maverick Viñales, el francés Fabio Quartararo y el australiano Jack Miller, entre otros.

Auge en Tailandia

El presidente de la Federación de Deportes de Motor de Tailandia, Thongchai Wongsawan, indicó a EFE que el motociclismo ha ido ganando popularidad en Tailandia en los últimos años con pilotos locales como Somkiat Chantra.

El año pasado, el Gran Premio de Tailandia atrajo más de 178.000 espectadores al circuito internacional de Buriram, una provincia rural en el noreste del país, y dejó unos ingresos de 4.048 millones de bat (109 millones de dólares o 103 millones de dólares).

“En el futuro, creo que el número de pilotos asiáticos en MotoGP seguirá aumentando. Esto se debe a que hay muchos pilotos asiáticos con talento y a que este deporte es cada vez más popular en Asia”, indicó Thongchai en una entrevista por teléfono.

El presidente destacó que la federación está colaborando con la Autoridad Deportiva de Tailandia para abrir escuelas para pilotos jóvenes y señaló que el motociclismo también cuenta con apoyo institucional en países de la región como Indonesia y Malasia.

Malasia: de la F1 a MotoGP

Malasia acogió el Gran Premio de Fórmula 1 entre 1999 y 2017, cuando las autoridades decidieron suspender el evento debido a su alto coste, alrededor de 75 millones de dólares comparados con los 10 millones de dólares que cuesta organizar la carrera de MotoGP, según datos de aquel año.

Además, los espectadores de F1 bajaron desde su punto álgido en 2008, con más de 126.000, a 83.928 en 2017, mientras que el Gran Premio de motociclismo subió desde 65.000 asistentes en 1999 a más de 163.500 en sus tres días de celebración en octubre de 2022.

Malasia acogió el Gran Premio de motociclismo entre 1991 y 1997 en Sha Alam en el estado de Selangor, en 1998 en el circuito de Johor y, partir de 1999, en el de Sepang, en el estado de Selangor y situado unos 45 kilómetros al sur de Kuala Lumpur.

En un comunicado, Petronas, la empresa patrocinadora del Premio de Malasia, indicó que este año esperan repetir el entusiasmo y la entrada de pingües ingresos por la carrera en un circuito de 5.543 kilómetros de largo y 15 curvas.

Del glamour de Singapur al fracaso de Vietnam

Singapur es el único país en la región en acoger un campeonato de la F1 en uno de los circuitos más complicados pero también con más glamour al celebrarse de noche.

Las autoridades sufragan el 60 por ciento del coste de la carrera, que se prevé que oscile en los siguientes siete años entre los 135 millones de dólares singapurenses (98,7 millones dólares o 93,55 millones de euros) y 140 millones de dólares singapurenses (102,44 millones de dólares o 96,9 millones de euros).

Se estima que desde 2008 el Gran Premio de Singapur ha generado anual unos beneficios de unos 130 millones de dólares singapurenses en ingresos del turismo, así como un valor en publicidad de entre 70 y 75 millones de dólares singapurenses, según datos oficiales.

Uno de los fracasos más sonados en la región fue el nacimiento frustrado del Gran Premio de Fórmula Uno de Hanói en Vietnam, que iba a inaugurarse en 2020 pero que se canceló por la pandemia y desde entonces el proyecto sigue en el limbo.

El proyecto fue cancelado también después de la detención por corrupción del alcalde de Hanói, Nguyen Duc Chung, uno de los principales valedores del Gran Premio en el país.